¿Cómo impactan las respuestas que le das a tus hijos ante sus deseos?

PNL empresas
10 consejos para la creación del “Contrato Emocional Empresarial”
febrero 21, 2017

¿Cómo impactan las respuestas que le das a tus hijos ante sus deseos?

¿Estamos programando a nuestros hijos para la pobreza?

Ya que pasamos la época de fiestas, recuerdo una escena que se repitió varias veces en los centros comerciales que viste tachando la lista de regalos para mi familia. En esta escena niños y jóvenes se acercan a las vitrinas junto a sus padres y repiten una y otra vez “yo quiero esto…”. Cómo mamá recordé que antes de dedicar mi vida al estudio y práctica de la programación neurolingüística, responder esta pregunta era muy difícil, porque cuando uno decide ser papá no tiene un manual que nos indique si está bien o no dar todo lo que ellos piden, venían a mi cabeza preguntas como, ¿Lo volveré caprichoso? ¿Sentirá que somos pobres? ¿Se lo merece? ¿Se lo compro después?.

Me puse en la tarea de buscar las respuestas que más le damos los padres a nuestros hijos y cuál serían las más adecuada. En mi búsqueda encontré que las respuestas que damos en esos momentos eran más importantes de lo que yo creía, pues al repetirlas generamos en ellos programaciones a nivel inconsciente que no sólo afectan como se relacionan con el dinero, sino también como enfrentarán situaciones que exijan esfuerzo personal.  

Las cuatro respuestas más comunes que los padres damos son:

1. ¡No hay Plata!: Esta respuesta genera en los niños una inclinación a tener poco dinero y estados financieros precarios. Así empezará a tener pensamientos de pobreza, a sentirse muy limitado y a proyectarse como una persona sin dinero. 

2. ¿Se lo merece?: Una de las respuestas que encontré como la más peligrosa, pues recuerda y refuerza errores, dando a entender que todas las cosas debe hacerlas perfectas para merecer algo. Afectando su autoestima y su creencia de merecer cosas buenas; dando como resultado una persona con tendencia a ocupar posiciones de bajo perfil, conformándose con poco y con bajo sentido del logro. 

3. Después, para su cumpleaños, para Navidad… Ante esta respuesta es común que se adopten actitudes de procrastinación, aquella tendencia de dejar todo para lo último. Generando un estado de malestar o estrés constante porque conscientemente sabe que tiene muchas cosas pendientes pero lo deja para después. 
4. Se lo compro ya: Está respuesta la usan los padres complacientes,que buscan evitar conflictos o darles gusto en todo para compensar el tiempo que no les pueden dedicar. Esto crea programaciones donde los niños piensan que todo es fácil y no es necesario generar ningún tipo de esfuerzo para alcanzar objetivos. Así, cuando se enfrentan a una situación difícil, no tendrán la capacidad de tolerar la frustración y no sabrán que acción emprender para la solución de la misma.  Haciéndolos propensos a estados de ansiedad, depresión o en el peor de los casos, el suicidio; un drama que se hace cada vez más evidente en nuestra sociedad. 

Hay que tener en cuenta además que todas estas respuestas van acompañadas de un tono de voz y una postura corporal, que apoyan la intensión del mensaje, generando recordación, algo que conocemos como un ancla.

Entonces, ¿Qué se debe responder?lo ideal es que en ese momento, junto a su hijo se realicen las siguientes tres preguntas: 

1. ¿Lo necesitas?
2. ¿Te hace feliz?
3. ¿Te conviene?
Si alguna de las tres respuestas es negativa, la compra no debería realizarse. Esto hará participe al niño en la decisión de la compra y le dejara claro con argumentos que el dinero tiene un valor y debe ser gastado con responsabilidad.

Si por el contrario las respuestas a las preguntas anteriores fueron positivas, quiere decir que realmente si se quiere y requiere la compra. Ahora, si en el momento no se puede realizar, motívelo para que juntos realicen un plan de ahorro y acción y así el niño pueda adquirir el producto que desea. Esto llevará al niño a alcanzar su objetivo, y aprenderá a ahorrar con propósito.

Realizar estas tres preguntas y por ende ahorrar con propósito formará unprogramación, que a diferencia de las otras cuatro respuestas, motivará el trabajo por objetivos propuestos. Educando una persona perseverante, paciente, disciplinada y con alta conciencia del valor y responsabilidad sobre el dinero. Una persona exitosa.

Así que, cada cosa que como padres decimos tiene un impacto sobre el bienestar de nuestros hijos. Somos responsables de nuestras palabras y respuestasEn Serás libre te apoyamos, si quieres hacer un plan de acción con tus hijos haz click en el siguiente link y conoce como ahorrar con PNL. Conoce Alcancía el Placer de Ahorrar

ProductoConSentido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *